Ya tengo las libretas que te enseñé la semana pasada, hechas con papeles teñidos. ¿Te acuerdas? Aquí las tienes, por si quieres refrescar la memoria: era un proyecto flash para hacer tres libretas pequeñitas en menos de 15 minutos, perfectas para regalar.

Pero cambié de opinión y quise darles un uso más molón: las convertí en inserts para este mini-midori de tejano. Me gusta tanto, que ahora se viene siempre conmigo en el bolso. Al final parece que no las voy a regalar, después de todo. ¿Te apetece ver cómo lo he hecho? Es una idea bien facilita.

Mini midori Paperinky de tejano cosido somos lo más

Para dar firmeza al midori, he utilizado un trozo del cartón final incluido en la colección #MilkMedia: he recortado una pieza de 16x11cm (porque las libretas interiores miden 7x10cm. Para que el midori tenga esa forma redondeada del lomo, hay que hacer varias hendiduras en la parte central (yo he hecho 5) separadas 2 o 3 mm entre ellas. Con la herramienta para hacer hendiduras es muy rápido.

Pero si eres de no tener demasiados trastos, la forma fácil es doblar el cartón por la mitad (primera hendidura) y ahora marcar 2 líneas paralelas a la derecha (cada 3 milímetros) y 2 líneas paralelas a la izquierda (también cada 3 milímetros). Y repasar varias veces esas marcas con la regla y la plegadora en una superficie blandita. Una vez hechas las hendiduras, lo mejor es darle la forma redondeada al lomo para comprobar que queda como tiene que quedar.

Detalle de las libretas hechas con papel teñido y portadas de la colección #MilkMedia.

Esta base de cartón es la que he cubierto con tela: para el exterior, un trozo de tejano y para el interior, alguna tela divertida como la de la foto. Las dos piezas de tela miden un centímetro más por lado que el rectángulo de cartón. Entonces se hace un sándwich de tela-cartón-tela, todo centrado, vigilando que los dibujos de ambas telas queden en el mismo sentido (en este caso no importa demasiado, pero ojo con poner árboles o flores boca abajo. ¡JA!). Y a coser.

Un truquillo: lo mejor es pegar un poco la tela al cartón con un trozo de celo de doble cara o dos puntos de pegamento, para evitar que se mueva al coser. Y se puede usar un punto en zig zag (como en este caso) o puntadas rectas (sin miedo, que si no quedan rectas le puedes dar varias pasadas para que tenga un toque más grunge y divertido).

Detalle del lomo del midori Paperinky de tejano cosido

Y ya casi está el midori, aunque aún no se vea. En el lomo, se hacen cuatro agujeros para poner los ojales por los que pasará la goma que aguantará las libretas. Yo le he hecho dos juegos de ojales: dos arriba y dos abajo, se parados 1 centímetro entre ellos. Los he hecho a ojímetro, pero no hay problema en medir si eres de las que se estresa yendo a saco 😉

Por el par de ojales más largo hay que pasar una goma simple; y por el más corto, otra goma a la que hay que darle dos pasadas, así cabrán en total 3 libretillas. En la foto puedes ver la primera y la última y la goma libre en el medio, para la libreta central (que no aparece porque era más fácil entender la estructura sin ella). Anudando bien las gomas y cortando el sobrante… ahora sí que ya está el midori acabado.

Así queda por dentro el mini midori de tejano cosido con las libretas hechas con la colección #MilkMedia y papel teñido

Se decora la portada, se pasan las libretas y ¡tachán! un mini-midori chulísimo. Ahora que te ha quedado tan cuqui, no me digas que no te apetece también quedártelo.