Seguro que te encanta llegar a casa, abrir el buzón y encontrar un sobre bonito con un correo scrapero para ti. Yo soy igual. Es como navidad en un día random.

Pero si quieres recibir, te va a tocar enviar 😉

Así que hoy voy a alegrarle el buzón a alguien con esta estructura sencilla de un correo bonito con #Metrópolis en formato tríptico, perfecto para enviar en un sobre alargado. Con todos sus bolsillos y sus paquetitos de regalo.

Snailmail Metropolis Triptico
snailmail Metropolis Triptico

Pero es que además viene con sorpresa: la estructura tiene la medida de un insert de midori, así que, una vez que tu penpal haya abierto todos los regalitos que le mandes, podrá usarla en su propio midori. ¡Tachán! Mola, ¿eh?

Con un solo papel de 30×30 de Metrópolis haces la estructura y con otro papel, los sobres interiores. En este caso, los sobres los he cosido a la estructura de tríptico. Pero podrías pegar esos sobres con pegamento haciéndoles solapas, por ejemplo.

Detalle snailmail Metropolis Triptico
Detalle snailmail Metropolis Triptico

Y luego, decóralo todo y haz tus chuches scraperas:

  • Tags hechos con los restos de los papeles que te han quedado de hacer la estructura.
  • Die cuts recortados con troqueles, máquina de corte o a mano.
  • Tarjetas de Metrópolis para que tu penpal las uses en sus proyectos.
  • Papeles o puntos de libro decorados por tí.

Y no te olvides de añadir tu carta. Y ya tienes un correo bonito con un «buá» garantizado de quien lo reciba.

¿Qué es un snail mail?

Un snail mail o correo bonito es un envío que le haces a tu penpal, o lo que es lo mismo, tu amiga por correspondencia. También se le llama happy mail, porque es una alegría cuando te llega.

Para las scraperas, el snail mail es la excusa perfecta para crear un mini (o no tan mini) proyecto siguiendo un hilo conductor, que luego enviarás por correo postal. Sí, con su sobre y su sello y su visita al buzón incluidos. Bueno, o a la oficina postal si se te ha ido la olla y es muy grande.

Un snail mail incluye:

  • Una carta. Al final la idea es conocer mejor a tu penpal y acertar con lo que le mandas en cada paquetito.
  • Las chuches scraperas. Que son regalitos de scrap para que tu penpal use en sus proyectos (pegatinas, die cuts, cintas o ephemera que te guste… Y mejor si lo haces tú, claro).
  • Un sobre-bonitez para mandarlo todo. Porque sabes, como buena friki del papel bonito, que recibir un sobre decorado es un placer máximo.

Otras ideas para añadir son:

  • Un mail tag. Una tarjetita en la que le haces preguntas cortas a tu penpal para conocerla mejor y tú contestas las suyas (libros, restaurantes o canciones preferidas; último plato que has cocinado; tres series que te hayan gustado…).
  • Washi tape. En un tag, haz como un muestrario de varios washis enrollando un trocito de cada uno como regalo para tu penpal.
  • Regalitos. Puedes incluir detallitos que creas que le van a gustar. No hace falta que te contemos más, ya hemos quedado más arriba que estamos entre frikis de la papelería 😉
  • Fotos, bolsitas de té, postales, recetas de cocina, posavasos… incluir detalles personales es muy divertido.

Puedes hacer correos bonitos de Navidad, de primavera, de Halloween… o de libros, de cómics, mixed media… Este mundo es tan infinito como alucinante.

¿A que te dan ganas de ponerte manos a la obra con tu correo bonito?